20 nov. 2017

El Dios de las causas justas



“Oye, Jehová, una causa justa; atiende a mi clamor. Escucha mi oración hecha de labios sin engaño” (Salmo 17:1)

El siglo XXI está poniendo en evidencia las distorsiones más macabras referente a Dios. No es que éstas sean nuevas, sin embargo, gracias a la tecnología son cada vez más difundidas y leídas por todos. No sólo lo que los musulmanes extremistas proclaman de Dios, sino los judíos del estado de Israel, y muchos cristianos, alineados con las políticas de sus países, especialmente, de EE.UU. Es sorprendente cómo muchos justifican lo injustificable y lo atribuyen a Dios de una forma que confunde aún más a quienes han elegido no creer en ese Dios cruel y despiadado que defienden tantos fundamentalistas en el mundo.

Si le hacemos caso a la propaganda musulmana extremista, Dios es Dios de terrorismo y asesinatos. Si seguimos de cerca algunas ideas defendidas por quienes apoyan al estado de Israel y sus políticas represivas, Dios es Dios de tortura, asesinato y muerte a discresión. Si creemos en lo que tantos norteamericanos, asistentes a iglesias evangélicas, sostienen sobre Dios, la muerte de quienes se atreven a desafiar su estilo de vida está “autorizada” por Dios, quien se presenta como el defensor “de la forma de vida estadounidense”.

Todo esto es una locura, que contrasta con algunas expresiones bíblicas. El salmista habla de un Dios de “causas justas”. ¿Dónde está la justicia de bombardear aldeas de palestinos donde hay niños, ancianos y mujeres? ¿Dónde está la justicia de utilizar niños-bombas como hace el grupo radical musulmán de Nigeria? ¿Dónde está la causa justa de secuestrar a niñas para ser vendidas como esclavas sexuales, todo por “honor a Alá”? El mundo religioso fundamentalista se ha vuelto loco. Unos utilizando el Corán, otros el Antiguo Testamento, y otros la Biblia, terminan por presentar a un Dios de manos ensangrentadas y terriblemente cruel, que no diferencia entre inocentes y culpables, y que es todo, menos justo.

Dios es justo. Dios es amor. Dios es misericordioso. Dios está lleno de piedad. Dios vino a morir en una cruz para salvar a todo aquel que en él crea. Todas esas evidencias contrastan con las mentiras que se dicen sobre es dios que sólo existe en la imaginación de extremistas.



Copyrigh: Dr. Miguel Ángel Núñez. 
Del libro inédito: SALMOS DE VIDA 

#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria