19 feb. 2017

Lecciones que no se aprenden


“Cuando la gente de aquel país le preguntaba quién era la mujer que iba con él, les decía: Es mi hermana. Porque tenía miedo a decir que era su esposa, para que no lo fueran a matar por causa de Rebeca, que era muy bonita” (Génesis 26:7)

 
Los orientadores familiares solemos hablar de las “constelaciones familiares”, es decir, como se van dando ciertos patrones desde padres a hijos, por generaciones. Son como improntas que están a fuego en la mente colectiva, y las personas, no se salen de ella, y de esa forma, condicionan su realidad a partir de esos condiciones que han venido desde sus familias.


No sé si alguna vez Abraham le contó a su hijo lo que él había hecho alguna vez con Sara en Egipto, al negarla como esposa y decir que era su esposa, cómo Dios lo había salvado en dos ocasiones por repetir la misma historia dos veces. Lo cierto es que Isaac hace exactamente lo que hizo su padre, por temor a la reacción de la gente de Egipto, niega a su esposa Rebeca. Es evidente que el rey se enoje cuando lo sorprenda en algún momento acariciando a su esposa, de tal forma, que fue evidente que no era su hermana.


Lo complejo de esta situación es el temor que tanto Abraham como Isaac tenían, de que sus coterraneos planearan matarlos con el fin de quedarse con sus esposas. De alguna forma, por circunstancias especiales, o tal vez, por hechos reales, estaban convencidos de que esa situación era posible, y por eso no dudaron en mentir para cubrirse o protegerse.


La mentira tiene nuevamente como protagonistas a mujeres que están silenciadas por la historia. Nada se dice de ellas ni de lo que podrían estar pensando o queriendo en circunstancias tan complicadas, donde la vida tenía tan poco valor, pero también, la sobrevivencia de las mujeres, porque tanto padre como hijo están pensando en ellos en primer lugar, y no en sus esposas.


Decir la verdad siempre es la salvaguarda aún en circunstancias complejas. Mentir es siempre un problema, puesto que siempre pone a las personas en una situación vulnerable.


https://www.amazon.com/No-dejes-cerebro-casa-importancia-ebook/dp/B01M0BC7NB/ref=asap_bc?ie=UTF8

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez
Del libro inédito: Ser mujer no es pecado


#MiguelÁngelNúñez #Meditacióndiaria #Devocional