22 jun. 2017

Lealtad



“El que sigue la justicia y la lealtad Halla vida, justicia y honor” (Proverbios 21:21)

Lealtad es una palabra que muchas personas utilizan, pero, no todas con el mismo sentido e intención. Es importante entender que la dificultad que sugiere la expresión es entender qué motivo hay detrás de quien la exige o la pide como si fuera lo necesario para construir una relación familiar, matrimonial, filial o laboral.

El uso de la expresión se a alejado un poco del sentido original del término que viene del latín legalis y que se traduciría literalmente como “respeto a la ley”, no sólo en su aspecto legal, sino también moral. Está ligada al concepto fidelidad, e implica que quien vive de manera leal tiene un compromiso con la verdad, respeto u obediencia hacia alguien, incluso, a una idea en particular.

Lo contrario es la traición. Alguien que falla y no actúa conforme a los compromisos que ha hecho.

Lealtad y amor van de la mano. Quien ama es leal.

Hay momentos donde este binomio —lealtad y amor— se pone en tensión, como por ejemplo, cuando alguien debe optar por dos valores superiores para elegir, en una situación difícil, cuál es el mal menor. La vida exige muchas veces, poner a prueba las lealtades. No sólo a personas, sino a ideas e instituciones.

La dificultad mayor entre las parejas, es que el amor no es garantía de que una relación va a funcionar. En ese caso, la lealtad va de la mano de la honestidad y no mantener un vínculo simplemente por compromiso o porque no se sabe de qué otra forma actuar. A menudo, las personas se sienten traicionadas, no porque han dejado de ser amadas, lo que es un acto voluntario, sino porque no se ha sido honesto.

Los seres humanos, en general, tienen problemas con expresar realmente lo que sienten. A menudo, muchas personas, por pensar en la posible reacción de la persona con la cual deben sincerarse, terminan por no decir lo que piensan realmente, y de esa forma, se encuentran en los caminos sinuosos de la falta de lealtad, que también va de la mano de la verdad.

Es preferible oír una verdad dolorosa que mantener una relación bajo una mentira piadosa.



Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez. 
Del libro inédito: SUPERANDO OBSTÁCULOS 



#MiguelÁngelNúñez #meditaciónmatinal #devocióndiaria